INFORME DE ASAMBLEA DE NÚCLEO DE ADES – LICEO 31 – Marzo 2016

El Núcleo Sindical de ADES del Liceo Nº 31 desea manifestar su malestar por la política educativa llevada adelante por las autoridades que, si bien a nivel discursivo reconocen “el compromiso de los colectivos docentes” (como consta en el Comunicado de Inspección General Docente del 14 de marzo), en la práctica lo desconoce por lo que se señala a continuación:

a)      pautando en forma autoritaria e inflexible un inicio de cursos único para los centros sin atender a las particularidades y autonomía de cada uno;

b)      desconociendo el trabajo realizado en las Salas Docentes de febrero donde ya se había planificado en forma seria y profesional el inicio de los cursos;

c)      escatimando dinero para volver atractiva la carrera docente (carrera que elegimos por vocación pero que debería permitir sostener, al menos, media canasta básica) y derrochando dinero en la publicación de miles de librillos a cuatro tintas, sin consultar si como centro teníamos la pretensión de usarlo (nuevo cercenamiento de la autonomía de los centros) para que no terminen ocupando estantes en las diminutas bibliotecas liceales junto a otros libros producto de lazos con editoriales;

d)      exhortando a los docentes a “redoblar”, a “maximizar” esfuerzos para potenciar los “tiempos pedagógicos” en el centro, cuando en los hechos:

1)      no hay un equipo multidisciplinario completo en ambos turnos;

2)      se carece del personal administrativo necesario;

3)      existe un número importante de horas vacantes motivado por pases en comisión, renuncias, licencias, superposición de horarios dado el multiempleo que impide que los secretarios, por más que “redoblen” esfuerzos, logren clonar a los profesores que deberían cumplir la misma tarea docente en varios centros al mismo tiempo

4)      no hay un portero que permita que adscriptos, equipo docente y de dirección se enfoquen en lo pedagógico y no estén a cargo del control de la puerta;

5)      la notoria desproporción entre el número de adscriptos y la cantidad de alumnos (150 aproximadamente en primer año para un solo adscripto). Por más que las adscriptas, con el compromiso y profesionalismo que las caracteriza hagan su “máximo esfuerzo”, no lograrán hacer de las tradicionalmente llamadas “horas libres” un “tiempo pedagógico” cuando tienen dos, tres grupos sin profesor, cuando deben atender padres, situaciones emergentes que requieren inmediata atención

6)      se carece de un espacio físico donde los estudiantes puedan realizar actividades planificadas e implementadas por un docente con intención educativa sin obstaculizar el “tiempo pedagógico” que se está dando en los salones entre los estudiantes y sus docentes.

En este contexto, nos preguntamos qué es lo que entiende la Inspección General Docente por “potenciar el tiempo pedagógico”. Deseamos creer que esto no puede significar, para docentes que han estado en centros educativos no hace mucho tiempo, “retener” a los alumnos en todo el turno cualesquiera sean las condiciones (edilicias, de recursos humanos, climáticas, etc.) sin ningún propósito educativo. En “el mejor de los mundos” queremos que nuestros alumnos cumplan el horario, pero en condiciones dignas y con el respeto que los estudiantes y las familias que optan por la educación pública se merecen.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s